Cómo trabajo

Cada persona es diferente y esto debe quedar reflejado en la manera de enfocar el problema y en el camino a trazar con ella.

Mi perspectiva es integradora, lo que significa que no me centro en un único modelo terapéutico, sino que adapto las herramientas de diferentes orientaciones a las necesidades de cada persona. Durante las sesiones se puede trabajar con diversas técnicas; a través de la palabra, del cuerpo o con técnicas más creativas (escritura, dibujo, etc.).

Entiendo la psicoterapia como un proceso, y por ello suelo pedir a las personas que acuden a mi que realicen algunas tareas entre sesiones, de modo que el proceso sea más continuo y lo más breve posible; teniendo en cuenta que cada caso puede requerir una temporalidad diferente.

Mi objetivo es crear un clima de confianza, seguridad y respeto; en el que las personas se sientan escuchadas, comprendidas, y puedan adquirir las herramientas necesarias para comenzar el camino hacia el bienestar.