ENTENDER Y ACOMPAÑAR A TU PAREJA CON ANSIEDAD

Convivir con la ansiedad y lidiar con ella no es una tarea fácil para la persona que la padece; pero a veces tampoco lo es para su entorno, sobretodo en la pareja. Muchas veces desconocemos qué es la ansiedad, no entendemos por qué aparece, por qué a nuestra pareja le afectan demasiado determinadas cosas, o sufre crisis ansiosas incluso en momentos en los que está relajado/a. Esta situación nos desconcierta y en ocasiones no sabemos cómo reaccionar o cómo ayudar a nuestra pareja; incluso a veces sentimos frustración o enfado. Convivir con alguien que sufre ansiedad a veces no es fácil. Puede ser que le cambie el humor, que su forma de ver las cosas sea muy negativa, que esté más despistado/a o que esté muy sensible o susceptible.

Es posible que la ansiedad de uno de los miembros acabe repercutiendo en la pareja, por lo que en este artículo quiero compartiros algunas ideas o consejos que pueden ayudaros para poder entender mejor y acompañar a vuestra pareja que padece ansiedad.

El primer paso es informarte y entender qué es la ansiedad y cómo funciona, intentar empatizar con lo que siente la persona que la padece y ser paciente y asertivo/a con él o ella. Puedes buscar información, cursos o consultar a algún profesional que pueda darte información sobre la ansiedad, ya que para muchas personas puede ser una gran desconocida.

No tienes por qué saber cómo hacerlo, a veces asusta. La frustración y las malas reacciones son lógicas; por lo que es importante ser consciente de ellas y también cuidarte tú. Debes ayudar a tu pareja siempre bajo unos límites que sean saludables para tí, tú no puedes curarlo/a, puedes sostener, acompañar; pero debes saber dónde está tu límite y cuidar también tu propia salud mental y tu bienestar emocional.

No culpabilizar, él o ella no lo elige. Entiende que tu pareja no ha elegido estar así, si pudiera elegir no tendría ansiedad; por tanto evita los comentarios culpabilizadores o recriminar que el tratamiento es lento o que no mejora, estos comentarios pueden hacer sentir a tu pareja mucha impotencia, frustración y culpa.

Apoyar ¿qué necesitas?. Si tu pareja sufre ansiedad intenta apoyarla. Puedes preguntarle cómo se siente o qué puedes hacer para ayudarle.  A veces puede ser útil la pregunta ¿qué necesitas? Por que quizás en cada momento necesita algo diferente, o quizás cuando conozca mejor su ansiedad y tenga más herramientas podrá ir diciéndote cómo puedes acompañarlo/a y darle tu apoyo. Una buena comunicación siempre va a ayudarnos en ese sentido.

Dar tiempo, acompañar. Aprender a manejar la ansiedad o a que desaparezca, requiere su tiempo y es todo un proceso. En muchas ocasiones es necesaria la ayuda profesional para poder adquirir las herramientas necesarias y trabajar de raíz las causas por las que la ansiedad ha aparecido y sigue presente en nuestra vida. Es posible que tu pareja ni siquiera sepa por qué la padece y necesite tiempo para aceptarla, combatirla y eliminarla. En este proceso es importante que seas paciente y lo/a acompañes en su camino de la manera en que los dos os sintáis cómodos.

A veces algo sencillo se vuelve complicado, no resuelven. En muchas ocasiones las personas que padecen ansiedad pueden mostrar pensamiento rumiativo (“un bucle”) ante una situación o problema que les causa malestar. Muchas veces son pensamientos repetitivos y que no ayudan a resolver el problema, sino que generan frustración. Entiende que tu pareja no decide gestionar así, muchas veces entra en el bucle sin darse cuenta y la frustración aumenta. Ante esta situación, escucha, intenta empatizar y después aconsejar como os comento en el próximo punto.

Escuchar y sensibilizar, consejos después. Si tu pareja siente la necesidad de contarte algo, escúchalo/a, no lo/a interrumpas ni le quites importancia a lo que te está explicando. Intenta escuchar sin juzgar. Probablemente tú gestionarías esa misma situación de otra manera, y quizás le vengan bien tus consejos y sugerencias; pero primero escucha, intenta entender cómo se siente y cuando sea el momento puedes darle tus consejos, siempre sin juzgar o quitar importancia al malestar de tu pareja. Intenta evitar frases del tipo:

“no deberías preocuparte por esa tontería” “deja de darle vueltas a todo” “si lo hicieras a mi manera te iría mejor” “ No tienes que ser tan débil/sensible” , etc. No minimices sus emociones, valida lo que siente.

Anímalo/a a buscar ayuda. Si sientes que tu pareja necesita ayuda profesional para manejar o paliar su ansiedad, puedes animarlo/a a que recurra a la ayuda de un/a psicólogo/a con quien pueda iniciar un tratamiento. Si se muestra reticente puedes ayudarle a normalizar la idea de ir a terapia y explicarle que es un tratamiento efectivo y que va a adquirir recursos y herramientas para sentirse mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *