Cómo puedes mejorar tu autoestima

¿Cómo podemos mejorar nuestra autoestima?

Cuando hablamos de autoestima, nos estamos refiriendo al aprecio o consideración que tenemos de nosotros/as mismos/as.

Es importante mantener una sana autoestima, ya que ésta influye directamente en nuestros pensamientos, emociones, deseos y metas; y por tanto en nuestra felicidad. Una autoestima saludable nos permite ser capaces de proponernos nuevos objetivos y de tolerar las críticas sin sentirnos heridos/as; nos hace sentirnos personas valiosas y reconocer nuestras cualidades.

Un problema habitual en consulta es la baja autoestima. Tal vez no expresada por el paciente de esta manera, sino por una serie de síntomas o malestar general que pueden tener su raíz en la percepción que la persona tiene de sí misma. La baja autoestima conlleva una percepción negativa sobre uno/a mismo/a, y es un factor que nos puede limitar mucho en nuestra vida diaria.

Pero, ¿es posible mejorar nuestra autoestima?

La respuesta es sí, aunque no es una tarea sencilla. La autoestima está formada por pensamientos, sentimientos y opiniones que tenemos sobre nosotr@s mism@s; y por tanto no son fijos, sino que pueden cambiar según la forma en que pensamos o cómo nos sentimos. Pero en muchas ocasiones estos pensamientos y sentimientos nos han acompañado durante mucho tiempo, y modificarlos requiere un trabajo más profundo y constante.

Consejos para mejorar la autoestima:

  • Concéntrate en lo que te está yendo bien: Intenta no fijarte únicamente en los problemas o dificultades que se te presenten. Cuando se dé esta situación, intenta buscar algo positivo, algo que te esté yendo bien por ti mism@ o por tu esfuerzo. Evita en la medida de lo posible la queja o el victimismo. No debemos restarle importancia a las cosas que sabemos hacer bien; debemos valorarlas como se merecen.
  • Sé realista: Conócete a tí mism@, con tus virtudes y tus defectos; y establece metas realistas, que sean accesibles para ti y puedas alcanzarlas. Una vez conseguidas podremos establecer metas más ambiciosas, pero empecemos por algo que puedas cumplir de manera fácil.
  • Evita las comparaciones: Es difícil en nuestra vida no compararnos constantemente con los demás: ”hace el trabajo mejor que yo”, “ es más guap@”, “es más sociable”, “se lleva bien con todo el mundo”, “su relación de pareja es perfecta”… . Comparándonos con los demás e idealizando sus vidas o sus cualidades, únicamente conseguimos sentirnos más desgraciad@s. Cada persona es un mundo, y tú eres dueñ@ del tuyo. Céntrate en ti, en tu vida, en disfrutarla.
  • No te machaques, maneja tus críticas internas: Casi tod@s tenemos algún aspecto de nuestra personalidad que no nos gusta. Pero eso no significa que debas enfocarte únicamente en ello, pues eso sólo te hará sentir mal. Si tienes el hábito de pensar críticamente sobre tí mism@, reentrénate y transforma estos pensamientos negativos y desagradables en comentarios más constructivos.
  • Empieza a pensar en positivo: Debes intentar cambiar pensamientos como “no puedo”, “no sabré hacerlo”, etc. Por otros pensamientos más positivos: “voy a intentarlo”, “a lo mejor lo consigo”…
  • Dedícate tiempo a ti: guarda momentos para hacer lo que te guste, cuídate, come saludable, arréglate (acorde a tu forma de ser y a tu estilo, con lo que te sientas más cómod@), haz ejercicio, relájate, diviértete…
  • Siéntete orgullos@ de tus opiniones e ideas: No tengas miedo de expresarlas. Si alguien no está de acuerdo, no está haciendo una reflexión sobre lo que vales o sobre tu inteligencia. Esa persona simplemente ve las cosas de otro modo, y su punto de vista es igual de valioso que el tuyo.
  • Intenta no rodearte de personas tóxicas: algunas personas ayudan a que mantengamos una baja autoestima, ya que se trata de personas tóxicas; seguro que puedes identificarlas en tu entorno. No siempre podemos alejarnos de ellas; en ocasiones tenemos que aprender a convivir con ellas y establecer límites. Procura rodearte de gente positiva, cultivar buenas amistades y disfrutar de la gente que te quiere y que quiere lo mejor para ti.
  • Aprende a marcar tus límites: en muchas ocasiones las personas con baja autoestima suelen tener dificultades a la hora de decir “no” y están siempre dispuestas a ayudar y contentar a los demás, aunque ello suponga olvidarse de si mism@s. Practica cómo decir “no”, primero en una situación sencilla, luego puedes ir ampliando las situaciones.

Una buena autoestima no es egocentrismo ni superioridad ni arrogancia; es respetarnos a nosotr@s mism@s, nuestros propios deseos y también los deseos de los demás.

Espero que te sean útiles estos consejos y puedas ponerlos en práctica. Si necesitas ayuda o estás en un nivel muy bajo de tu autoestima, una buena terapia con un profesional puede ayudarte a sentirte mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *